miércoles, 22 de febrero de 2012

Hacia oriente IV: El Retorno

Si bien las anteriores entradas narraron fotográficamente mi viaje por Cantabria y el País Vasco, prácticamente un mes después, regresé por esas tierras en un viaje aún más corto, pasando una noche en Barakaldo y otra en Liencres. El caso, es que mis padres, que también le dan a la fotografía, quedaron encantados de lo que les mostré y conté, y decidieron ir. Pero como no se aclaraban con algunas indicaciones (especialmente para llegar al Hayedo de Otzarreta), decidieron llevarme a mí y a Yoly, con quien fui en la otra ocasión, como guías.
El plan era claro, llegada al hotel de Barakaldo temprano, pasar el día en Bilbao, hacer la puesta de sol en la Playa de Barrika, domir, ir temprano al Hayedo de Otzarreta, de ahí a Liencres, puesta de sol en Los Urros, dormir, amanecer en la Playa de Ernía y regreso a casa.
En general todo salió bien, salvo que en el hayedo, a pesar de avanzar entre la niebla para llegar allí, nos encontramos con un día totalmente soleado que nos dio una luz horrenda, lo que no permitió buenas tomas.

La puesta de sol en Barrika no fue espectacular, pero tampoco decepcionante. Con el riesgo de tener una sola noche para sacar las tomas porque luego te marchas del lugar, la cosa no salió mal.

Las formaciones rocosas de Barrika siempre dan un juego increíble a la hora de componer.

Como suele ocurrir, aunque el mar parezca tranquilo, siempre hay alguna ola rebelde que te empapa.

Aunque no sé note, la toma está hecha desde lo alto de una roca, en cuya subida perdí una chancla, que me llevó una ola, y que estuve un buen rato persiguiendo.

A estas formaciones rocosas se les llama flysch. El término proviene del alemán y es relativamente antiguo, creado antes del estudio en detalle del fenómeno que describe. Quiere decir fluir, deslizarse o "terreno que resbala".

Más posibilidades de composición.

Como mencioné, dadas las condiciones, del Hayedo de Otzarreta no salvé ninguna toma, así que pasó directamente a la puesta de sol del día siguiente en Los Urros, en la Costa Quebrada.

Yoly sintiendo los últimos rayos de sol.

La Puerta del Mar con elementos en el primer plano para dar profundidad.

Esta vez probando larga exposición.

Al día siguiente tocó madrugar de lo lindo para enganchar el amanecer. El destino fue la Playa de Ernía, hasta la que nos guió amablemente PHENIX.

La Playa de Ernía curiosa, ya que por su acceso tienes esta zona rocosa repleta de los mencionados flysch...

... y hacia el lado contraria hay una pequeña cala de arena.

Y con esto finaliza el resumen fotográfico de mis vacaciones hacia el oriente. Espero poder escaparme algún día este año, ya que son unos lugares con los que he quedado encantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada