lunes, 14 de febrero de 2011

Amaneceres, hides, cotorras, corderos y otros misterios

El sábado estuve todo el día con un buen grupo de aficionados a la fotografía, desde el amanecer hasta que el sol se fue.
El punto de partida fue Infiesto, donde quedamos a las 7:00 de la mañana (salí de Gijón a las 6:00 y aún me dura el sueño). Desde allí, en lugar de ir al Monte Cayón, el lugar habitual de la zona donde íbamos a contemplar el amanecer, nos fuimos a un lugar nuevo, cuyo nombre desgraciadamente no recuerdo. Y aunque el sitio era estupendo, con unas vistas espectaculares, el tiempo nos la jugó. Y es que llevaba haciendo sol toda la semana, pero justo en ese momento, estaba totalmente encapotado, e incluso nos cayó alguna gota... para un par de horas más tarde volver a despejar completamente.

Como se ve, las nubes cubrían todo el panorama.

Tras el merecido pincho (de proporciones gargantuescas) en Infiesto, nos dirigimos cerca de Nava a casa de Alejandro (el Magüetu en Flickr), que tuvo la hospitalidad de de hacer de anfitrión a unas 15 personas por toda la cara.
Allí Alejandro tiene montado un hide y un comedero desde el que poder sacar pájaros en las mejores condiciones posibles. Así que junto con el hide-silla de Pepe (digno de ver) hicimos turnos para fotografiar pajarillos hasta la hora de comer.

Carboneros y herrerillos como este tuvieron la amabilidad de pasar por el comedero.

Así que a la hora de comer, rumbo a por un cordero a la estaca que llevaba haciéndose unas cuantas horas. Bueno, yo lo admito, a mí el cordero no me gusta y me decanté por un siempre agradecido cachopo.
Tras esto, de vuelta a casa de Alejandro, donde apuré un poco más el hide, y luego probé a sacar, durante lo poco que aguantó el sol en el horizonte, alguna de las flores más adelantadas con el objetivo macro, teniendo como ayudantes para colocar difusores y reflectores a Raquel, Any y Marta.

Con ayuda las tomas salen mejor.

Tras esto, de vuelta a casa. Una jornada muy divertida que espero se repita pronto, a poder ser con un poco más de suerte en el amanecer, pero con la misma compañía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada