lunes, 22 de noviembre de 2010

Mis fotos de la semana - VII

Esta semana, con un día de retraso, pero de nuevo unos comentarios sobre las fotos que he subido a Flickr.

Espíritu del bosque

Espíritu del bosqueOtra de esas fotos encontradas de manera fortuita y que no son lo que parecen.
Está tomada en la playa de Rodiles, en Villaviciosa. La parte de abajo está cortada porque es la propia carretera, y los árboles, para los que conozcan la playa, son los de la zona donde están las mesas para comer. antes de llegar a la arena.
Llevo un año buscando encontrar el típico efecto de los rayos de sol colándose entre los árboles de un bosque, resaltándose por la neblina, pero sin ningún resultado (incluyendo algún madrugón en busca de niebla matinal), así que aunque no era ni el lugar ni la composición que hubiera deseado, me lancé a fotografiar este momento.

Cuentos de la edad de oro

Cuentos de la edad de oroSegunda foto que subo de este lugar (y esta puesta de sol).
Uno de esos días en que la suerte juega un papel importante... y sorpresivo. Y es que la franja de nubes que hay sobre la montaña, estaba tapando totalmente el sol durante el ocaso, haciendo que este no fuera nada interesante. Sin embargo, tras las montañas, y sin que lo supiéramos porque nos lo tapaban estas, las nubes terminaban, dejando que el sol pudiera colorear todo el cielo.
La toma está hecha uniendo dos exposiciones. Aún así, no quise dejar la parte de abajo demasiado iluminada, ya que por una parte le daría una sensación muy falsa, pues no deja de estar a contraluz y esta es una aproximación bastante realista a los que el ojo humano podía ver en esas circunstancias. Por otra parte, quería resaltar la sensación de abandono de la barca, con un ambiente en su parte mucho más lúgubre.

El rey pescador

El rey pescadorEn estas fechas, en la playa de San Lorenzo de Gijón, en la zona donde ya empieza a haber rocas y no arena, se pueden encontrar unas cuantas garcetas (Egretta garzetta). El día que hice esta foto había seis en un espacio bastante reducido, pero unos días antes llegué a ver nueve.
Esta en particular era una pescadora impresionante, y es que en el rato que estuve enganchó cuatro peces. Además, cuando veía un pez, ponía una postura bastante características (las alas hacia atrás, lista para saltar), por lo que era relativamente sencillo conseguir sacar una toma con el pez en la boca.
Por supuesto, en estas circunstancias, el modo ráfaga de la cámara siempre es un aliado útil. Tengo que admitir, que conseguí sacar unas cuantas instantáneas de este tipo, y al final la mayor dificultad fue escoger con cual me quedaba.

Planeta imaginario

Planeta imaginarioAl igual que en las últimas setas que subí, esta está tomada en la Pesanca, en el concejo de Piloña.
Lo malo que tienen a veces las fotos, es que si no hay una referencia (como es el caso), muchas veces es difícil hacerse una idea hacerse una idea del tamaño real del sujeto fotografiado. La seta era muy pequeña, de no más de 30mm y ahí estaba,sola, esperando ser fotografiada.
La idea era tener un desenfoque bastante grande, así que abrí el diafragma lo máximo que me permitía el objetivo (un Tamron SP AF 90mm F/2.8 Di Macro), a F2.8. Aunque no me gusta por lo general centrar los motivos, aquí me decidí por esta composición, intentando que el musgo rojizo que había detrás, quedara justo sobre el sombrero de la seta.

In fraganti

In fragantiÚltimamente me comentan sobre la suerte que tengo en encontrar estos animales, pero como ya he dicho más veces, las ardillas las encuentro en el Parque de Isabel la Católica (en Gijón). Para ser exactos, y para la gente que conozca el parque, suelen estar en la zona entre el parador del Molino Viejo y la pista que tiene montada la DGT para enseñar a los niños a circular.
Habitualmente suelo llevarles comida, pero últimamente hay tanta gente que lo hace, que les sobra, y en lugar de ponerse a comerla, la cogen y corren a toda velocidad a enterrarla en algún lugar, lo que dificulta el poder encontrarlas quietas para una toma.

Climax

ClimaxCurioso que en una época en la que ya los insectos escasean, me encontrara con esta escena. Están encima de una seta ya en sus últimos días, y es que no hay nido de amor como la podredumbre ;-).
La toma está hecha con el propio flash de la cámara (no tengo otro) con un difusor (este de aquí). Se notan en exceso los brillos del flashazo, y dudé mucho si quedarme con la foto, pero al final, decidí que el momento merecía la pena, y si bien no es algo que expondría ni llevaría a un concurso, me parece curiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada