domingo, 24 de octubre de 2010

Mis fotos de la semana - III

Bueno, esta vez sí son las tomas de esta semana.

La búsqueda

La búsquedaComo comenté en la toma de la seta de la semana pasada, estos días me fui al parque de Isabel la Católica en busca de ardillas.
Es curioso, hasta hace bien poco no había ardillas en el parque, pero de unos años para acá, podemos encontrarlas con bastante facilidad. No tengo ni idea de quien las ha introducido, pero la verdad es que es una maravilla verlas corretear por allí.
El único problema para sacarlas, es que están en zonas bastante sombrías, sin mucha luz, por lo que la velocidad de exposición anda justilla. Esta está sacada con ISO 1600.

La roca

La rocaLa famosa Peña del Caballar de la playa de Aguilar. Ya he hablado sobre esta playa en este post anterior.
La gran ventaja de esta playa es también su mayor "defecto" y es que si bien la Peña del Caballar es una maravilla para darle vida a las tomas, también es cierto es difícil evitar que no sea la protagonista absoluta en todas ellas.
La foto es la unión de dos tomas con distintas exposiciones, una para el cielo y otra para el resto. Intenté que simplemente se notara el rastro del agua al pasar por las rocas del primer plano, así no usé un tiempo de exposición demasiado alto (es de 1 segundo).

El campo de la serenidad

El campo de la serenidadEste es un tipo de toma que siempre me ha encantado, pero que en mi tierra, Asturias, es casi imposible de hacer por varias razones. Aquí no hay grandes extensiones de cultivo, todo son pequeñas parcelas, y además nuestra orografía hace casi imposible poder tener un horizonte despejado, ya que siempre habrá al fondo algún tipo de masa montañosa.
Está tomada a la vuelta de mi viaje por La Mancha y Valencia, en un área de descanso en la autopista pasando por Zamora. Tuve la gran suerte de encontrarme con ese cielo espectacular.

La ventana secreta

La ventana secretaLlevo toda la semana intentando sacar fotos a pájaros sin demasiado éxito. Si bien es cierto que mi objetivo eran principalmente jilgueros, a los que tenía localizados en una zona (habría matado por un objetivo 100-400), uno de estos días volviendo a casa, y en una zona aparentemente no mu propicia, me encontré con este petirrojo.
Estuve dando vueltas al árbol detrás de él, mientras pasaba de una rama a otra sin parar, hasta que durante un momento se posó es ese lugar tan bien enmarcado. Tengo que dar las gracias al estabilizador del objetivo, ya que lo pillé muy justo de velocidad, pero no podía permitirme perder ni un segundo cambiando valores en la cámara y tiré dos fotos antes de que se marchara. Esta es la primera.
Normalmente trato de hacer los procesados lo más naturales posibles, sin embargo esta, tras mucho dudar (tengo la otra versión también lista), tiene una acción de Photoshop que le da un aspecto vintage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada