viernes, 15 de octubre de 2010

Mass Effect


Hace ya tiempo que vengo diciendo que el mundo del cine está de capa caída y que la auténtica creatividad ahora mismo nos llega desde la TV. Sin embargo, tampoco hay que olvidar otro medio que ha madurado hasta alcanzar en algunos casos un nivel creativo brutal (en otros muchos casos no, pero eso es habitual en casi cualquier creación de la que hablemos), y es el de los videojuegos. Hoy hablaré de uno que para mí se ha convertido en un auténtico referente de la ciencia ficción, en cualquiera de sus variantes.
Se trata de la trilogía (pensada así desde el principio, nada de "tenemos éxito en el primero y de repente siempre habíamos pensado en hacer 3")de Mass Effect, de la cual se han publicado los dos primeros.
Mass Effect está situado en el año 2183. Treinta y cinco años antes, la humanidad descubrió un alijo de tecnología construido por una civilización tecnológicamente avanzada pero extinta. Esta raza se denominaba proteanos. Gracias al estudio y adaptación de esta tecnología la humanidad ha logrado salir del Sistema Solar y establecer numerosas colonias, además de encontrar a varias especies extraterrestres, todo esto en la Vía Láctea. La utilización de herramientas de tecnología proteana, conocidos como Relés de Masa ha permitido a las diversas especies viajar instantáneamente a través de vastas extensiones de la Galaxia.
En el juego la humanidad ha formado la Alianza de los Sistemas Humanos, uno de los muchos organismos independientes que componen el colectivo de Espacio de la Ciudadela. El Espacio de la Ciudadela es gobernado por un órgano conocido como el Consejo, que se compone de tres miembros de las tres razas exóticas más poderosas y destacadas: Los turianos, las asaris y los salarianos.
El jugador asume el papel del Comandante Shepard, un soldado veterano de la Alianza. Éste se convertirá en el primer espectro humano, una fuerza de élite con amplia libertad de acción. A veces se les encarga una misión específica, pero lo más normal es que tengan la autonomía y autoridad para asegurar el cumplimiento de su función general: proteger la estabilidad de la galaxia.
La historia recae principalmente en el género de la ópera espacial o Space opera y explora temas como la colonización del espacio, la intolerancia, vigilantismo y la Inteligencia Artificial. La historia, con elementos Hombre vs Máquina, ha sido comparada, tanto con las novelas Berseker, de Fred Saberhagen y Battlestar Galactica, así como a las novelas Pórtico de Frederik Pohl. De acuerdo con Casey Hudson, el director del proyecto en Bioware, Aliens, Blade Runner, Star Wars y Star Trek sirvieron de inspiración para el juego.
Si hay algo que destacaría de su historia, es lo bien que está hilvanada de principio a fin. Es impresionante ver como asuntos aparentemente banales del principio cobran su importancia al final, y como cualquier detalle puede ser importante. Algo similar a lo que se podía ver en la serie Babylon 5, con un arco argumental a lo largo se sus temporadas trazado al milímetro (y lo contrario de Perdidos, por ejemplo). Al guión ayuda el excelente trasfondo que le han dado a ese universo, creando una historia cohesionada que bien podría ser la de nuestro futuro.
A nivel jugable, Bioware sigue adelante en su manera de hacer RPGs (son los creadores de los inolvidables Baldur's Gate), haciendo que nuestras decisiones y la manera de relacionarnos con la gente que nos rodea tenga un importante peso en la historia.
Se ha dado luz verde a la película basada en el videojuego, pero visto los precedentes en lo que a adaptaciones entre estos medios se refiere, es como para temerse lo peor.
Alguien lo definió como el Star Wars de esta generación, y a su manera, posiblemente sea. Una obra indispensable.

Fuentes: Wikipedia y el Códice Galáctico Resumido que venía en la edición de coleccionista del primer juego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada