miércoles, 16 de junio de 2010

Campo de Criptana


Krabat y el molino del diablo, originalmente cargada por Jashir.

El segundo día de viaje, el plan era dormir en Alcázar de San Juan y aprovechar a ir a sacar la puesta de sol en Campo de Criptana, que quedaba al lado mismo.
En Campo de Criptana se encuentran los famosos molinos contra los que luchó Don Quijote y que Cervantes inmortalizó en el capítulo VIII de su universal novela. Los molinos de Campo de Criptana son, por tanto, seña e identidad de a Mancha así como imagen de España en todo el mundo. Actualmente hay diez molinos de los cuales tres son originales del siglo XVI y, por tanto, únicos en su tipología: Molino Burleta; Molino Infanto; y Molino Sardinero.
No tuvimos suerte con que las nubes nos dieran un poco de juego para la puesta, ya que si bien estuvieron asomando todo el día (las tomas de las Tablas de Daimiel son de este mismo día y allí se puede ver como sí ayudaron) justo para el ocaso desaparecieron.
Respecto al lugar en sí, la verdad es que para ser un sitio tan representativo y turístico lo tienen muy abandonado. La zona de los molinos casi parecía un arrabal salido de un programa de Callejeros, con gente trapicheando droga incluida, lo que hacía que estar allí ya oscureciendo diera una desagradable sensación de inseguridad.

Datos de la imagen:

La foto es una sola toma en RAW con trípode y sin ningún tipo de filtro. Luego simplemente revelé el RAW y le puse el marco en Photoshop CS2.

  • Modelo de la cámara: Canon EOS 50D
  • Objetivo: Tamron SP AF 17-50mm F/2.8 XR Di II LD Aspherical (IF)
  • Distancia focal: 31.0 mm
  • Apertura: f/9.0
  • Tiempo de exposición: 0.0031 s (1/320)
  • ISO equivalente: 100
  • Control de exposición: ninguno
  • Flash: No

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada