viernes, 28 de enero de 2011

En busca del rey pescador

Hace un par de meses mi padre me comentó que le había parecido ver un martín pescador sobrevolando el río Piles en su senda fluvial, a su paso por el barrio de Viesques. La verdad es que no creí que lo que viera fuera realmente un martín, pero como suelo pasear por esa zona, los siguientes días estuve atento por si realmente lo era y lo veía.
Así pasó el tiempo hasta que hace un par de semanas, Roberto ((K)onKuiDao en Flickr) me sorprendió con una foto del susodicho martín pescador por la misma zona. A partir de ese día, me dediqué a buscarlo concienzudamente siempre que la climatología me lo permitía... pero con resultados decepcionantes. Y es que ni rastro del pajarillo.
Así llegó el otro día en el Parque de Isabel la Católica, en una de mis sesiones en busca de tomas pájaros en el árbol donde les suelo llevar comida (siendo los visitantes carboneros y herrerillos principalmente). Como la cosa no estaba siendo demasiado prolífica me puse a hablar con otro fotógrafo y a comentar mi búsqueda y mis dudas sobre poder ver un pájaro tan pequeño aunque lo tuviera cerca. Él me comentó que si estaba lo vería, ya que su plumaje metalizado resplandece de una forma muy visible, y que lo habían visto hace poco en el parque. Y como si el destino lo quisiera, en el momento en el que estábamos hablando lo vi pasar sobre el estanque al lado de la cual estábamos. Fuimos al sitio donde se había dirigido, pero no lo volvimos a ver.
Esa misma tarde, fui a caminar y a la vuelta pasé a dejar comida a los pájaros. Ya que estaba ahí, fui a ver si sonaba la flauta, y cual fue mi sorpresa al encontrármelo posado en una rama en la zona donde lo había perdido de vista por la mañana. Estaba lejos, y la toma no es la mejor (un enorme recorte, mucho ruido y demasiado ramaje), pero me hizo una enorme ilusión.

Al día siguiente pasé por el parque y me lo volví a encontrar por allí, así que está claro que ese lugar le gusta. El problema es que está en una isla en medio del estanque, y por mucho que quiera es imposible acercarme más, por lo que no puedo hacer ninguna toma buena. Y es que con la máxima focal del 100-400, esta es la toma sin recorte:

Así que ahora voy a ver si consigo encontrar algún lugar en el río donde también suela parar y conseguir una toma lo más redonda que pueda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada